Ayuda en Acción
Seguir:

El derecho a la alimentación es un derecho humano fundamental, que como tal debe ser reconocido, respetado, protegido y garantizado por los Estados.

En las zonas en las que estamos presentes, muchas de las familias se encuentran en una situación de exclusión y pobreza que les lleva a vivir en situaciones de subsistencia que les impide satisfacer sus necesidades más elementales y luchan a diario para disponer de alimentos con los que poder seguir viviendo.

EN COLOMBIA

Trabajamos para garantizar la seguridad alimentaria y la promoción de la soberanía alimentaria mediante diferentes iniciativas que ayudan a fortalecer las capacidades de las personas, las familias, organizaciones, asociaciones locales y otros colectivos en producción de alimentos para autoconsumo y generación de Ingresos

  • “Sabores y Saberes”: por medio de la promoción de siembras y acompañada de capacitación en técnicas de producción orgánica, bio preparados caseros y asistencia técnica, las asociaciones y familias vinculadas al proyecto han apropiado y puesto en práctica las bases fundamentales de la soberanía alimentaria. Con las pequeñas producciones en los patios, las familias obtienen alimentos para su consumo, intercambio y generan algunos ingresos con la venta de excedentes.

María la baja

  • Inauguración del comedor comunitario de la escuela de la vereda la Suprema para 70 niños y niñas.
  • Construcción de un sistema de riego para la parcela comunitaria de la Asociación primero los niños (ASOPRINI).
  • Implementación y dotación del vivero en el Centro de Desarrollo Campesino-CEDECAMPO, con semillas criollas y nativas para el fortalecimiento de las parcelas comunitarias y familiares.

Soacha

  • Seguimiento al desarrollo nutricional de 1.400 niñas y niños mediante 4 tamizajes (toma de talla y peso), acompañados de entregas de suplementos alimenticios. Implementación de huertas caseras que permitieron que la comunidad adoptara hábitos alimenticios saludables.

Chocó

  • Se realizaron patios productivos con las comunidades rurales de Bocas de Pantano, Kilometro Ocho y Bocas de Tanando, especialmente en Kilometro Ocho, y se contó con la participación de 30 familias de la Comunidad indígena (Jumanadrua).